ColumnasEl Ring PolitícoEn Caliente

COLUMNA…REVELACIONES

UNA TRAICIÓN MÁS AL PUEBLO

POR: MARGARITO ESCUDERO LUIS
Una frase retumbó en el ámbito político en casi todo el siglo XX en referencia al omnímodo poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) “El PRI nunca pierde y cuando pierde arrebata”.
Muchos alumnos egresaron de ese instituto, muchas enseñanzas quedan aún y son aplicadas con creces en los eventos políticos del siglo XXI, y una de esas enseñanzas es violar la ley sin mirar  quien.
No tiene caso decir que la desmedida ambición de Miguel Ángel Yunes Linares, quien todavía cobra como gobernador de Veracruz, le lleva a desconocer cualquier reglamento, cualquier ley, cualquier acuerdo, con tal de lograr sus propósitos.
En la Doceava Sesión Ordinaria del Segundo Período de Sesiones del 2018, a unos meses de que concluya la LXIV Legislatura Local y el gobierno de Yunes, se impuso de manera tramposa al Fiscal Especializado en el Combate a la Corrupción, luego de una acalorada discusión, la propuesta de Yunes no alcanzó el mínimo necesario de votos para poder ser ungido, entonces la presidenta de la Mesa Directiva, María Elisa Manterola decreto un receso de media hora.
En ese lapso los coordinadores de las diferentes bancadas fueron a deliberar, pero el PAN volvió a “subir” a la sesión el mismo dictamen, y la clara intención era imponer a Marco Even Torres Zamudio; pero el resultado fue el mismo. No alcanza la votación.
Pasándose la ley por el arco del triunfo, ya que el Artículo 37 de la Constitución Política del Estado de Veracruz establece que no debe enviarse un mismo dictamen en la misma sesión, los panistas lo hicieron tres veces; pero los grupos legislativos que se oponían a la imposición, tomaron la tribuna para impedirlo.
Pero los panistas tenían la jugada armada, se bajaron de la tribuna y frente al atril integraron una mesa espuria, todos los diputados panistas rodearon a la directiva impidiendo que de alguna forma les desbarataran el juego.
El secretario de la mesa directiva, Armando López Contreras, del PRI, no se prestó al juego y de forma arbitraria fue reemplazado por Eva Cadena Sandoval
Y, entre los gritos del público de “¡fraude, fraude!” continuaron con la sesión de una forma por demás ilegal y tramposa, sin quórum, impusieron al fiscal carnal de Yunes Linares.
Los diputados de Morena, del PRI y de Juntos por Veracruz, permanecieron como testigos impávidos ante los hechos, no pudieron hacer nada más que ver y dar paso a una traición más al pueblo veracruzano.
Está visto que en esos momentos  los gritos, las consignas no sirven, no funcionan y sólo provocan las risas burlonas de quienes apuñalan a quienes los mantienen.
El pueblo debe tomar otras acciones, cuando sus representantes legales son rebasados por las imposiciones de los caprichos del gobernante en turno. Ya es tiempo de pasar de los gritos a acciones de mayor fuerza, finalmente los diputados son empleados del pueblo y deberían ser depuestos cuando ya no sirven a los intereses del pueblo, sino de un solo amo.

Déjanos tu comentario