De Interes

A mí me dicen el diablo…uan Meléndez De la cruz

Como bien señala Bernardo García Díaz en la introducción de su libro “Tlacotalpan y el renacimiento del son jarocho en Sotavento”, el orgullo va más allá de imagen física de la población e incluye una forma de ser tlacotalpeña marcada por la vehemencia y desenvoltura cotidianas con la que se experimenta y degusta la vida ahí, en ese recodo especial de Veracruz.

Así que yo agregaría: como en La Perla del Papaloapan los callejones tienen nombres ingeniosos o derivados del algún suceso, como el del espanto, en Tlacotalpan se mantiene una tradición que compartimos con otros países como Cuba y también otros puntos de la geografía veracruzana que se refiere a la costumbre de poner sobrenombres a las personas, alias que se derivan de algún defecto o característica física, evento importante acontecido o hasta simple ocurrencia de algún amigo o pariente, por lo que hay a cual más de ingeniosos, anotando enseguida algunos.

Jorge Martínez Domínguez, alias chaca; Demetrio Fierro de la O, la hormiga; Héctor Hernández  Reyes, la pave; Marco Tulio Cámara Pérez, la mariposa monarca; Carlos Mendoza Hernández, la jaiba; Arnulfo Valenzuela, el garzón; Antonio Domínguez Ochoa, tontera; José María Reyes Corro, el indio; Francisco Domínguez Ochoa, monín; José Javier Rodríguez Reyes, tenateros; Ramón Hernández Santos, el tigre; Joel Fernández Santos, el águila; Renato Silva Arredondo, el cuajo; Raúl Mendoza Pavan, liso; Diego Fuentes Romero, culo de lata; Francisco Gamboa Aguirre, pancho rata; Héctor Delgado Rojas, el estorbo; Omar Saldary López Romero, la culona; Joaquín Cruz Vergara, el compaíto; Pedro Gamboa Cortés, pata de bollo; Rafael Romero Saviñón, gallo ronco; Martín Ramos Guzmán, Barry White; Francisco Aguirre Gamboa, el pimo; Hugo Farías Prieto, rasca huele; Martín Fierro Gil, tilico; Israel Fierro Gil, el burro; Francisco Cruz Cano, chico diablo; Cristóbal Reyes Cruz, el chivo; Rafael Sánchez Rojas, boja; Horario Aguilera Vergara, galleta; Carlos Montalvo Cruz, frasco; Francisco Hernández Ceresano, chico panchos; Francisco Corro, chaquetón; Lorenzo Cortés Berthely, soy solo; Benito Juárez, Benito la onda; Víctor Muñoz Aguirre, kaiko; Manuel Vergara, Canate; Felipe Romero Ruiz, rabo pela’o; José Luis Rodríguez Reyez (+), chile pinto; Rodolfo Rodríguez Romero, el charal; Agustín Reyes Álvarez, avichucho; Tomás Fierro Gil, peña; José Manuel Fierro Gil,  la despeltrada; Rubén Naranjo Huervo, robalito; Juan Carlos medina Naranjo, el verde; Carlos Romero Huervo, cabeza loca; Ángela Cobos Romero, la pelona; Pedro Romero Huervo, el pájaro; Hugo Reyes Villegas, barco loco; Víctor Gamboa Camacho, moronga; Fernando Romero Vergara, huevo duro; Rafael Aguilera Jacobo, barriguilla; Arturo Alpuche Mexicano, el cuacro; Alfredo Cruz López, la becerra; Enrique Trinidad Moreno, el pollo galán; Hilario Villegas Sosa, el catarro; Francisco Romero Basurto, el diablo; Alfonso Romero Zamudio, el loro; José Enríquez Maldonado, Pepe fiesta. Roberto Romero Barrán, el ciclón y Roberto Romero Montiel, el ciclón porque a veces son hereditarios.

Sin faltar los personajes del mundo del son como Marcos Gómez Cruz, el tacón; José Antonio Alcántara Hernández, kingo; Raúl Martínez Acevedo, el cuñado o Antonio y Margarito Pérez Vergara, los cuates, y hasta el mismísimo y respetado Guillermo Cházaro Lagos quien dejo escrito: “A mí me dicen el diablo/ Porque heredé de mi padre..”

Aprovecho la aparición del libro de Bernardo para apuntar esta forma de ser tlacotalpeña, que, como ya dije, no es exclusiva de ese terruño, se extiende al estado veracruzano y a otros puntos de la república y más allá de nuestras fronteras, pero que en Tlaco alcanza gran relevancia.

El viernes 17 de junio en Xalapa en el Centro Recreativo Xalapeño, situado en Xalapeños Ilustres # 31, col. Centro el libro “Tlacotalpan y el renacimiento del son jarocho en Sotavento” será presentado por Raquel Paraíso, Homero Landa, quien esto escribe y el autor, Bernardo García Díaz, complementándose la velada con un concierto-fandango con el grupo Mono Blanco.

El sábado 18 de junio en el mero puerto de Veracruz a las 19 horas, en el caSon, Av. 1° de mayo esquina Díaz Aragón, estaremos presentes Bernardo García Díaz, Jessica Gotfried y su servidor donde al finalizar se efectuará el fandango con Mono Blanco, son Track y talleres de son del CaSón.

Déjanos tu comentario