En CalienteEstatalNota Roja

Sicarios ejecutan a menor de edad en Minatitlán

Víctor Trujillo Gordillo, de 16 años de edad fue asesinado sobre la calle Venustiano Carranza de la colonia Platón Sur, ayudaba a los locatarios y trabajaba como acomodador de autos.

El menor Víctor tuvo una truncada infancia y adolescencia que al final lo llevo al camino a la muerte.

Víctor H. Gómez/www.notimina.com

Minatitlán, Ver.- Víctor Julián, su mancebo cuerpo tirado sobre el deteriorado, frío y sucio pavimento de la calle Venustiano Carranza de la colonia Platón Sur, a un costado del Mercado 5 de Febrero frente a un puesto de venta de piñatas, quedo su cuerpo tirado y recostado sobre su lado derecho en medio de un charco de sangre y la cabeza floreado por impactos de bala.

Víctor Julián; conocido entre los comerciantes del Mercado 5 de Febrero como “El Panda” dicen quienes lo conocieron que desde pequeño lo vieron llegar a dicho mercado junto con su mamá que se dedicaba a la elaboración y venta de piñatas.

Pero con el paso de los años “El Panda” paso de una infancia difícil, triste y con muchas carencias materiales, falta de afecto y oportunidades de ser feliz, le llego la adolescencia.

Alto, de piel morena y de complexión robusta y en plena juventud, pero sin dejar de ser un joven que aún no alcanzaba la edad adulta de los 18 años de edad, pero ya sabía del sufrimiento, de la falta de un hogar sólido y en armonía donde como joven se dedicara a estudiar, jugar, comer y dormir, en espera de un futuro prometedor.

Según versiones de los comerciantes que lo conocieron aseguran que en los últimos meses Víctor Julián se dedicaba ayudar en algunas fondas del mercado donde trabajaba o ayudaba para ganarse la comida del día.

Pero ante la ausencia de una familia que lo ayudará y apoyara, el joven ahora difunto fue atrapado por la adicción al alcohol y las drogas, lo que finalmente lo llevo a encontrar la muerte en las calles a manos de matones a sueldo.

La muerte del menor Víctor Julián, ocurrida en Minatitlán y como muchas otras de niños, niñas, jóvenes, mujeres, hombres o adultos mayores, paso desapercibida para las autoridades de los tres niveles de gobierno, para los mismos medios de comunicación y para la misma sociedad, a la que parece ya no importarle la muertes violentas en las calles; Víctor Julián es ya solo una estadística, un número en la larga lista de la muerte.

Déjanos tu comentario