En CalienteEstatalLocal

“Ni muertos nos van a sacar, de nuestra colonia”: vecinos de Un Paso a la Gloria

“El Chatarrero” tendrá que matar a casi mil habitantes para que se quede con la colonia, dicen los desprotegidos colonos.

Aseguran que fueron traicionados por la regidora Erika Burgoa (quién abuso de su cargo) y su pareja sentimental Javier Soberano alias “el chatarrero” quien ahora se dice dueño del predio y pretende cobrarles cada lote en 70 mil pesos y, con condiciones.

Ante la amenaza de “El Chatarrero” de desalojarlos, aseguran van a seguir tocando puertas la próxima semana y si no les hacen caso recurrirán a medidas más drásticas.

Piden la intervención de AMLO para que actúe en contra de Javier Soberano quien bajo el cobijo del gobierno Yunista cometio atropellos.

AGENCIA/www.notimina.com

Minatitlán, Ver.- Lo que creyeron sería un apoyo de parte del ingeniero Javier Soberano Torres “El Chatarrero”, supuesto propietario de la compañía “Ferrociclables”, cuando fue candidato a la diputación local por el distrito de Minatitlán, quien se comprometió a ayudarlos ganara o perdiera las elecciones, acabó en traición de parte de dicha persona; traición que se vino a recrudecer cuando su esposa Erika Burgoa tomó posesión de la regiduría minatitleca cobijada por el Partido de la Revolución Democrática (PDR) al que renunció por así convenir a sus intereses personales.

Esto aseguran vecinos de la colonia Un Paso a la Gloria, quienes a pesar de las amenazas recibidas ahora están más que dispuestos a seguir luchando y aseguran que “ni muertas van a sacar a las -casi mil-, personas que habitan el lugar”.

De acuerdo con investigaciones periodísticas, todo comenzó al 13 de enero del año 1997, (hace aproximadamente 22 años), cuando dicho predio se encontraba abandonado luego de que la empresa “S.V.C y Compañía Abraham Díaz”, propiedad del ingeniero Abraham Díaz, al adquirirlo a la supuesta dueña Rosa Escudero, quien radicaba en Jalapa del Marques; sacó demasiada tierra en casi 10 hectáreas que en un principio denominaban “Predio Tacojalpa” según el plano levantado y firmado por el arquitecto Tomás Soto Hernández, en junio del 2016 y que después llamarían predio rústico “Tlacualoya”.

Debido a la enorme cantidad de tierra que fue extraída y que en esa época fue utilizada para los trabajos del puente “Antonio Dovalí Jaime”, dicho terreno quedó inservible pues los casi diez metros de profundidad que les fueron excavados ocasionó que se volviera un lugar fangoso y no apto para vivir, por lo que en el año 1997 unas 150 personas decidieron invadirlo debido a que –legalmente-, no pertenecía a nadie y así comenzó a fundarse lo que hoy es la colonia Un Paso a la Gloria, cuyo espacio es de 244 lotes habitables y el número de miembros por familia oscila entre 3 y 5, por lo que el número aproximado de personas es de casi mil, al momento.

En aquel entonces, el ingeniero Abraham Díaz, quien había adquirido un crédito con el banco, tras su fallecimiento, los familiares aseguraron que no podían pagar los 150 millones que había solicitado y mucho menos el pago de impuestos por lo que la propiedad pasó formalmente a manos del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE).

Estando en poder del gobierno federal, en su calidad de invasores, nunca fueron notificados de alguna resolución en cuanto al asunto legal.

Fue en los años 2005, 2006 y 2007 cuando se subastó dicho lugar que para entonces ya no era predio rústico sino una colonia irregular y que por dicho asunto las compañías o empresas que podrían interesarse nunca quisieron hacer algún trato con el gobierno, pues como se dijo, ya no era un predio rústico sino un terreno poblado y sabían que tarde o temprano habría problemas con los habitantes.

Para la última vez que se puso en remate, en el año 2007, un representante de la colonia identificado como Juan López, actual presidente de la “Asociación de Colonos A.C”, legalizado por la notaría pública número 16 de Minatitlán, del licenciado Pablo Martín Cruz, cumplió con la documentación necesaria para participar en la subasta pero como no pudieron reunir el dinero, por tratarse de familias de escasos recursos, entonces nadie pudo ser dueño del terreno, y se supone que era la última vez que lo remataban.

Lo que se les hace extraño es que en diciembre del año 2018, la empresa “Ferrociclables”, propiedad de Javier Soberano Torres, apareció como propietaria del predio; realizó la adquisición entre la empresa en mención y el SAE, en la notaría pública 6 del municipio de Acayucan, cuando se supone que en el 2007 fue la última vez que se subastó y que solo a través de un convenio con las autoridades municipales se podría donar a alguna Asociación Civil, más no como subasta y/o compra-venta, como ahora se da a conocer.

La traición de “El Chatarrero” y su mujer

En el año 2005, Javier Soberano Torres “El Chatarrero”, siendo candidato a la diputación local por el distrito de Minatitlán, cuando aún ni por su mente pasaba comprar dicho terreno, se comprometió con los vecinos de Un paso a la Gloria a ayudarlos a realizar las gestiones para que el predio se legalizara. “Gane o pierda”, les dijo.

Incluso, aseguran los colonos, hasta formó una dizque Asociación Civil denominada “Somos Soberanos”, con la supuesta intención de ayudarlos y les dieron credenciales de afiliación a fin de que acudieran a determinadas tiendas comerciales donde les harían descuentos, lo que nunca sucedió dicen los pobladores mismos que ahora no quieren saber absolutamente nada de dicha persona.

Como finalmente perdió la diputación, “El Chatarrero” se sintió traicionado –según él-, y en represalia, al auto llamarse dueño del predio, ahora amenaza con desalojarlos luego de que ellos no aceptaran sus condiciones.

El caso fue más allá cuando doña Erika Burgoa, mujer de “El Chatarrero”, llegó cobijada por el PRD a la regiduría donde curiosamente a ella le asignaron, entre otras comisiones, la de Tenencia de la Tierra y Asentamientos Humanos”, inexplicablemente como si fuera un “encargo” o “consigna” que ella llevaba.

Unos cuatro meses después de iniciar en el cargo, dicha señora acudió a una reunión con los colonos de Un Paso de la Gloria, y a quienes en todo momento ofreció su “ayuda”, dizque para seguirlos apoyando a que se regularizaran; para dicha acción les pidió a los 244 encargados de los terrenos, documentación como comprobante de domicilio, un plano de cada lote, recibo del pago de luz, entre otros, y ellos muy confiados se los entregaron.

Desde esa fecha no volvieron a saber nada hasta cuando apareció solo para decirles que con ella ya no sería el asunto sino con su esposo “El Chatarrero” porque él es el nuevo dueño, les aseguró, lo que obviamente fue tomado por los vecinos como una vil traición, pues de haber sabido que Javier Soberano estaba interesado en el terreno jamás hubieran cometido el error de dar informes, datos y hasta documentación.

Fue otra más de sus traiciones como la que le hizo al partido que la cobijó para ser regidora.

Diciéndose dueño del predio Tlacualoya, tras la supuesta subasta donde se adquirió el terreno, Javier Soberano Torres, mandó citar a los encargados de la “Sociedad de Colonos”, quienes al acudir a escucharlo, éste les dijo que llegaran a acuerdo, pidiéndoles 70 mil pesos por cada lote, a realizar en pagos de 2 mil 500 pesos mensuales por 30 meses que multiplicados por los 244 terrenos habitables, da una cantidad superior a los 18 millones de pesos.

El asunto no fue solo eso, sino que además de que nunca acreditó ser legalmente el dueño, porque así han aparecido otros como en el caso del señor Donaciano Nava Luria, quien hace 5 años se dijo heredero de dicha propiedad pero de igual manera nunca lo comprobó; por lo que ante la desconfianza, decidieron no tener ningún trato con “El Chatarrero”, porque además éste los condicionó a que la mejor parte de dicha colonia, es decir donde ellos han rellenado y actualmente ya no se inunda, el señor les dijo que demolería sus casas y que les darían otro lote porque allí construirá dos tiendas de conveniencia y una alberca olímpica, y a los colonos los mandaría a vivir a la zona donde se inunda, cosa que obviamente ellos no aceptaron.

Vivillo y abusado el señor, aseguran.

A decir de los habitantes, en redes sociales “El Chatarrero” ha dicho que como ya intentó tener un acercamiento con ellos y éstos se han negado, entonces se va a proceder al desalojo.

A esto, los vecinos respondieron que será a principios de la próxima semana cuando hagan llegar un oficio a la presidencia municipal de Minatitlán y a los gobiernos estatal y federal, a fin de que los ayuden a realizar los trámites para la legalización de dicha tierra y si no hallan respuestas a sus peticiones, entonces se verán ante la necesidad de tomar medidas más drásticas como el bloqueo de carreteras o incluso ir directamente a la ciudad de México a las “mañaneras” del Presidente de la República para poner del conocimiento de AMLO y de la prensa nacional de los abusos que se cometen en Veracruz por aprendices de “cacique”.

En entrevista grabada con el reportero, los vecinos dejaron en claro que no quieren saber nada de Javier Soberano Torres y su gente, y menos de su mujer; por traidores.

“No fue nuestra culpa que el señor perdiera la diputación”, aseguran.

“Nosotros lo apoyamos pero no fue decisión nuestra que ganara y si en venganza ahora amenaza con desalojarnos; pues que sepa que ni muertos nos va a sacar o en su caso tendrá que pasar por los cadáveres de los casi mil habitantes de la colona Un Paso a la Gloria”, dijeron; sector que gracias a sus propias gestiones ya cuenta con alumbrado público, línea de teléfonos; en algunas calles hay drenaje, entre otros servicios.

“El problema sigue latente y El Chatarrero no la tiene nada fácil, ni muchos menos ganada…ni muertos”, dijeron para concluir.

Déjanos tu comentario