Nota Roja

Llegarían cadáveres de minatitlecas asesinadas en Medellín de Bravo

David González Cruz/www.notimina.com

Minatitlán, Ver.-La noche de ayer jueves serían trasladados a esta ciudad de Minatitlán los cuerpos sin vida de la señora Ana Cecilia Rodríguez Quino, quien el pasado miércoles fue cobardemente asesinada junto con su hija Montserrat Nolasco Rodríguez, y su pareja sentimental Toribio Flores Ayala, en la comunidad El Moralillo, del municipio de Medellín de Bravo.
Como se ha informado por este mismo medio de comunicación los hechos ocurrieron cuando la dama, su hija y su pareja sentimental, se dirigían a un restaurante de su propiedad, pero en el camino fueron interceptados por al menos tres personas armadas quienes las llevaron por otro rumbo a bordo de la camioneta donde viajaba la familia y minutos después los cuerpos de las damas fueron hallados sin vida.
Toribio Flores Ayala, resultó herido por lo que fue atendido por paramédicos y policías, a quienes refirió que los autores del ataque fueron sus hermanastros Adrian y Yanet Cruz Álvarez y su esposo de ésta, José Antonio Flores Carrión alias “El Tony”, y que el coraje hacia ellos era por la herencia de dos negocios. Minutos después Flores Ayala, murió cuando era atendido en un hospital.
Minutos más tarde, la Policía Ministerial (PM) de Veracruz, al mando del comandante Jorge Cuevas Marín, logró la detención de uno de los asesinos identificado como Adrián Cruz Álvarez, quien habría confesado que el triple homicidio fue planeado con anticipación por su hermana Yanet y su marido de ésta, José Antonio Flores, ahora prófugos de la justicia.
Debido a las indagatorias propias de este medio informativo en relación a los hechos, se logró saber que Ana Cecilia y su hija, son originarias de esta ciudad de Minatitlán y tenían su domicilio en la calle Roma de la colonia El Palmar.
Considerada como una mujer trabajadora, pero ante la falta de empleos en la zona, hace aproximadamente seis años Ana Cecilia decidió salir de Minatitlán y se fue al puerto de Veracruz, en busca de nuevas oportunidades de trabajo para poder mantener a su hija Montserrat, cuando tenía 6 años y un varón que en ese entonces tenía 10.
Con el paso del tiempo, cuando la hoy occisa laboraba en un restaurante en el puerto jarocho, conoció a Toribio Flores Ayala, quien era propietario de otro restaurante en el municipio de Medellín de Bravo, el cual heredó de su padre de crianza y hacia donde se dirigían al momento del mortal y sangriento ataque.
Debido a que Ana Cecilia comenzó a vivir en unión libre con Flores Ayala, Montserrat decidió ir a lado de su madre; no así su otro hijo, el jovencito que en la actualidad cuenta con 16 años y estudia la preparatoria, mismo que optó por quedarse a vivir en Minatitlán a lado de su abuelita y su tía

Déjanos tu comentario