De InteresNota Roja

Un 10 de Mayo diferente

dav

El dolor de una madre, que perdió a dos hijos y a su nieto en la masacre del 19 de Abril

 

POR: NORMA FARARONI/WWW.NOTIMINA.COM

MINATITLÁN, VER.- Para la señora Ernestina, la celebración del Día de Las Madres, este año será diferente, dos de sus hijos ya no estarán para darle su abrazo y cantarle sus mañanitas.

Ella, perdió a su hijo César Hernández Barrera, y a su sobrina a quien crio como su hija, Irma Barrera, la noche del viernes 19 de abril, cuando un comando armado irrumpió en una fiesta, y disparo a su nieto hijo de César, de un año de edad, así como a otras 11 personas más.

A unos días de que se cumpla un mes de esa noche fatídica, doña Ernestina, sólo se limita a recordar cómo fue su hijo, quien desde pequeño manifestó su interés por el deporte del béisbol, disciplina que de grande la adopto al ser Couch de un equipo de niños en las Ligas Pequeñas de Minatitlán.

“Él (César), cuando nació grande, peso 3,900 kg, y con sus ojos verdes, que se los chuleaban las enfermeras del hospital”, recordó mientras nos mostraba sus recortes de sus aciertos deportivos, sus fotografías desde pequeño con su uniforme de su equipo de béisbol, así como sus playeras de los equipos en los que jugó en su adolescencia, -“su sueño fue ser beisbolista profesional, pero también le quería ser ingeniero Electromecánico por eso estudio en el Instituto Tecnológico de Minatitlán”.-

César Hernández Barrera, nació un 13 de Enero de 1982
Lo conocían como “Volvo” entre los equipos de Beisbol de Minatitlán 

“Mi sobrina, quién desde pequeña la cobijamos en nuestro hogar y quien me decía mamá; Irma, estudió para Secretaria Taquimecanógrafa, eso le sirvió para que por muchos años estuviera como Secretaria en las Ligas Pequeñas, donde conoció a su esposo y tuvo dos hijos”, asentó la señora Ernestina.

“Cuando recibí la noticia, no podía creerlo, yo decía que era una pesadilla, y varias veces he maldecido esa noche, donde mis hijos murieron, mi nietecito, mi nuera aún se encuentra grave al igual que el hijo de mi Irma, Marco Davis, mi familia me la arrebataron”, exclamó con dolor.

Al cuestionarle ¿si creía en la justicia de los hombres?, expresó que “no, pero algún día Dios nos hará justicia, porque aunque encuentren a los culpables, no me van a devolver a mis hijos, y a los otros muertos tampoco”.

Doña Ernestina fue clara al decir que “mi hijo, César no andaba metido en cosas malas, porque yo lo supe educar, su dinero que ganaba siempre fue con el sudor de su esfuerzo, lo que ganaba como trabajador del Complejo Petroquímico Cosoleacaque y como entrenador le permitía mantener a su familia”, enfatizó.

“Aunque quisiera olvidar ese horrible hecho, quizá algún día lo logre, sólo Dios y el tiempo, nos ayudará a perdonar y a seguir adelante, pese al dolor que nos dejaron”.

La señora Ernestina, dijo no esperar que las autoridades den con él o los asesinos, sólo sabe que fue mala suerte que su familia estuviera en el lugar equivocado, ya que –“ellos no tenía mucho que acababan de llegar a la fiesta, ya que la cumpleañera era mamá de su amigo Diego, si fue mala suerte”-.

Desde pequeño destacó en el Beisbol
Su pasión siempre fue el Beisbol, antes de morir entrenaba a los pequeños en la Ligas Pequeñas de Minatitlán. 
La noche del viernes 19 de Abril, César junto con su esposa Nancy Olivares y su pequeño hijo Santiago de 1 año de edad, acudieron a la fiesta, sin imaginarse que no saldrían vivos del lugar.

Aunque las autoridades estatales manifestaron que se les ha brindado ayuda psicológica a las familias de los asesinados, lo cierto es que quizá pasen muchos años para que esa fatídica noche se olvide, no sólo por las familias afectadas, sino por los minatitlecos, quienes cambiaron a raíz de esos hechos sangrientos.

La ciudad, ya no es igual, ahora somos noticias internacional, se escucha en las conversaciones diarias, y aunque la mayoría hubiese querido que esa proyección fuera por algún logro importante, y no por la violencia. Aún queda mucho por hacer para mitigar el miedo que dejo lo ocurrido ese Viernes Santo en la colonia Obrera de este municipio Petrolero.

 

Déjanos tu comentario